Terapias en familia en Personas WIP

Nutriendo a los niños con relaciones humanas

No sólo de juguetes se nutre la mente y el desarrollo de un pequeño. Si bien es importante preparar adecuadamente el espacio físico para que un niño pueda desarrollarse, y dotar este espacio de juegos y juguetes adecuados para su edad y que estimulen su desarrollo, no son lo único. Para que el pequeño desarrolle una adecuada inteligencia emocional que le permita enfrentar situaciones problemáticas y estresantes no sólo durante su infancia, sino a lo largo de toda su vida.

Para ello es importante que los niños desde pequeñitos se rodeen de relaciones con otras personas, no sólo niños de su edad y sus padres y hermanos, sino personas en diferentes situaciones y en distintas edades, en situaciones diferentes y con estrategias variadas.

Terapias en familia en Personas WIP

Es la forma en que es más fácil descubrir cómo funcionan las propias emociones y poder expresarlas de la mejor manera, porque encerrando a un niño en un entorno siempre homogéneo y protegido, es difícil que detecte cómo sus propias emociones pueden impactar su vida cotidiana y la de las personas que lo rodean.

Existe cierta tendencia a creer que un niño que va a la guardería y juega mucho con pequeños de su propia edad ya tiene “la cantidad” de relaciones interpersonales que le hacen falta. Pero en realidad, es sólo el comienzo. Las relaciones deben ser más profundas y equilibradas, permitir la comprensión de las emociones del otro y de las propias.

Relaciones diversas e inteligencia emocional

En este sentido, fomentar en el entorno familiar y social una serie de relaciones más amplias como pueden ser las relaciones intergeneracionales (con tíos, abuelos, vecinos adultos mayores) y de distintos orígenes culturales, características socioeconómicas, incluso con personas que tengan algún impedimento o problemática física o intelectual. Todo ello muestra al niño lo diverso que es el mundo y lo complejas que pueden ser las relaciones sociales, pero a la vez, le va dando herramientas para poder reaccionar cuando los otros no comparten sus impresiones de las cosas, o tienen opiniones radicalmente diferentes a las suyas.

abuelos y nietos

Relaciones intergeneracionales

Esfuerzos como el incluir meditación colectiva en las escuelas o fomentar los juegos y dinámicas intergeneracionales tanto en escuelas como en residencias de cuidado de personas mayores, pueden ser un buen paso en esta construcción, pero como padres de familia o profesores, no debemos siempre limitarnos a esperar que las instituciones hagan propuestas. El simple hecho de realizar una fiesta de cumpleaños en que invitemos abuelos y amigos de distintas edades, es un cambio benéfico en la rutina homogénea de un niño pequeño.

 

 

Nutrir de relaciones humanas sólidas y diversas el universo de crecimiento de un niño no sólo permite desarrollar su inteligencia emocional, sino que lo hace un ser empático y asertivo al expresar lo que siente en situaciones críticas. ¿Acaso no es válido invertir energía en desarrollar este tipo de habilidades en un niño pequeño?

Deja un comentario